Guía de productos químicos para el mantenimiento de tu piscina

Piscina spa mantenimiento

Tipos de productos de piscina

El mantenimiento de una piscina no es una tarea fácil. Requiere del conocimiento de los químicos necesarios para la desinfección, y tratamiento del agua de tu piscina. Para alguien sin experiencia introducirse en este mundo puede ser una tarea complicada, ya que, existe un gran abanico de posibilidades y alternativas de productos. En este artículo intentaremos hablar de todos ellos y presentar sus ventajas e inconvenientes. Esperamos que tras leerlo puedas decidirte por una solución para el mantenimiento de tu piscina. Y sea la que más te conviene.

Cuando se habla del tratamiento del agua de una piscina, y cuando hablamos de piscina incluimos jacuzzis de hidromasaje de exterior o las piscinas de un centro de spa. Distinguimos cinco tipos de acciones que han de llevarse a cabo para el mantenimiento del agua. La desinfección del agua, el control del pH, el filtrado, la acción contra las algas y la floculación. Si esas cinco acciones son llevadas a cabo el agua de tu piscina estará en perfectas condiciones. En este artículo dejaremos de lado la parte del filtrado y nos centraremos en el mantenimiento químico de la piscina.

Desinfección del Agua

La desinfección del agua consiste en el tratamiento contra microorganismos presentes en el agua. Aunque a simple vista el agua pueda parecer limpia (cristalina), es necesario llevar un control para acabar con posibles virus, bacterias, microalgas y otros microorganismos que pueden resultar dañinos para la salud. Este es el papel de los químicos desinfectantes:

Cloro

Este es el producto químico por excelencia en el tratamiento de piscina. Es el más conocido y el más empleado en el mantenimiento del agua. Presenta una acción desinfectante, asegurando la eliminación de los patógenos en el agua. Puede presentarse en diferentes formatos, aunque la acción es la misma. Unos actúan más rápidamente que otros: Cloro pisicina ctx

  • Cloro granulado: Este formato puede ser de acción rápida o de acción lenta. Se presenta en forma de pequeñas bolitas o granos de cloro. Puede ser empleado, en su versión de acción lenta en cloradores de flotador.
  • Cloro en polvo: Este formato es más común para el cloro de rápida acción. Viene en forma de un polvo blanco. Siempre hay que tener cuidado con no respirar directamente los vapores que emite.
  • Cloro líquido: En este caso es extraño encontrar cloro líquido que no sea de rápida acción. Suele ser la opción más barata. No es necesario que pase por el proceso de disolución en agua ya que viene en formato líquido. Como inconveniente, el otro es más fácil de manipular, y este formato no es apto para cloradores de lenta acción.
  • Tabletas de cloro: Normalmente son de acción lenta, y suelen emplearse en cloradores automáticos flotantes. Algunas pastillas son de multiacción 3 en 1, es decir,  tienen acción floculante y anti algas además de la desinfectante. Lo que nos permite “descuidar” el tratamiento de nuestra piscina durante un tiempo. Cuando nos vamos de vacaciones por ejemplo.

Una vez introducidos los diferentes formatos de “forma” del cloro, vamos a hablar sobre los formatos de acción. Hemos dicho que hay de acción rápida o de choque y de acción lenta o de mantenimiento. La diferencia es que en un caso el cloro es más estable y en el otro es más inestable o volátil, lo que permite que haga una acción casi inmediata cuando entra en contacto con el agua:

  • Tricloro: o cloro de acción lenta se emplea en el mantenimiento de la piscina. Se suele poner en cloradores o en skimmers  que mantienen un nivel de cloro constante en la piscina. Estos cloradores pueden contener cloro para el mantenimiento de la piscina desde 2 a 8 semanas.
  • Dicloro: o cloro de rápida acción. Se suele emplear cuando el agua de la piscina ha sido descuidada, para lograr una desinfección rápida. También se emplea cuando ha habido un alto número de bañistas para realizar un saneamiento del agua. Es habitual realizar un “choque” de cloro de rápida acción cada cierto tiempo para ayudar al mantenimiento, y eliminar cloraminas. Es aconsejable esperar 24 horas hasta volver a usar la piscina cuando se emplea cloro de rápida acción.

Respecto a las cantidades necesarias de cloro para la desinfección de una piscina, dependerá del tamaño de la misma, las concentraciones necesarias dependerán del tipo de cloro así como del fabricante, por eso la mejor opción es leer las indicaciones de uso de cada tipo de cloro para asegurarnos de que lo estamos empleando correctamente.

Bromo

El bromo es un químico de la misma familia que el cloro, los halógenos. Son dos elementos muy parecidos, y ambos tienen efectos desinfectantes en nuestra piscina. Sin embargo el bromo presenta ciertas ventajas en algunas situaciones respecto al cloro. En el caso de las piscinas cubiertas y los spas, la opción recomendada es el empleo del bromo el lugar del cloro. Esto se debe a que el cloro desinfecta el agua oxidando las moléculas biológicas que se encuentran presentes en el agua. La oxidación es una reacción química que da lugar a sustancias más complejas denominadas cloraminas, las cuales son muy volátiles. Es decir, se evaporan fácilmente.

Bromo piscina ctxEstas cloraminas, cuando se encuentran presentes en el aire, producen el conocido “olor a cloro” de las piscinas. Este olor es molesto para la mayoría de personas, y puede producir irritaciones en las mucosas y en los ojos. Por eso en ambientes cerrados como las piscinas cubiertas y los spas, donde no hay tanta ventilación, es mejor emplear otras soluciones. Las cloraminas no solo tienen efectos negativos para los bañistas, además son sustancias corrosivas para los metales. Es por esto que debería evitarse el uso de cloro en las áreas cubiertas con estructuras de acero a la vista. Ya que la corrosión será apreciable en pocos meses.

Otra de las ventajas del bromo es que no es necesario realizar “choques” periódicos para eliminar las bromaminas. Ya que, a diferencia de las cloraminas, las bromaminas conservan el poder desinfectante. Sin embargo si la piscina ha tenido una gran afluencia de bañistas, pueden realizarse “choques” puntuales

 

Hemos hablado de las ventajas del bromo. El cual no presenta el problema de la volatilidad, y no necesita de choques periódicos. Sin embargo, es más caro que su hermano. Además el bromo es sensible a la luz ultravioleta de los rayos del sol, lo que produce su disociación y la consecuente pérdida de su poder desinfectante. Por esto no se recomienda el uso del Bromo en piscinas descubiertas.

Cloración salina

Esta es una de las soluciones más recientes para la eliminación de patógenos de las piscinas. En los últimos años se ha implantado fuertemente en el mercado, debido a su sencillez y las ventajas que presenta frente a sus competidores. Y es que, aunque la instalación de un sistema de cloración salina suponga una fuerte inversión inicial, a la larga se rentabilizará gracias al bajo coste de mantenimiento.

clorador salino astralEstos sistemas funcionan de la siguiente forma, es necesario añadir sal común al agua de nuestra piscina. La sal común es cloruro de sodio, por lo que está compuesta por cloro y sodio. El sistema de cloración salina “separa” el cloro del sodio mediante un proceso químico denominado electrólisis. De esta forma el cloro reaccionará con los patógenos de la piscina desinfectando el agua y produciendo sal de nuevo. Por lo que se genera un ciclo en el que la sal es convertida en cloro que posteriormente reacciona para reconvertirse en sal.

Este sistema presenta numerosas ventajas. La primera y más evidente es el bajo coste, ya que, a fin de cuentas estamos desinfectando con sal común. La segunda es que existe un aporte continuo de cloro al agua, eliminando el problema de las cloraminas. Por último estos sistemas cuentan con un ordenador que controla la desinfección y en la mayoría de casos el pH. Lo que reduce considerablemente el tiempo que hay que dedicarle al mantenimiento.

La desventaja de estos sistemas es que, el rendimiento se ve afectado en zonas con aguas muy “duras”. Es decir si hay una fuerte concentración de sales minerales y cal en el agua. La razón es que los sistemas de electrólisis hacen uso de unas placas metálicas denominadas electrodos, si el agua tiene mucha cal, comenzará a depositarse en estos electrodos. Reduciendo así la eficiencia del sistema y aumentando el consumo energético.

Lo último que nos gustaría señalar es la importancia del dimensionado de la instalación. Es cierto que estos sistemas requieren una inversión importante al principio. Pero no hay que caer en el error de adquirir un sistema inferior al necesario. Ya que esto conllevará un aumento del consumo energético y una reducción de la vida útil del sistema.

Control del pH

El pH es una de las magnitudes más importantes que debemos controlar para el mantenimiento de nuestra piscina. El pH es una medida de la acidez o basicidad del agua, son las siglas de “potencial de Hidrógeno” y depende del número de iones de Hidrógeno (H⁺) libres en el medio. De esta forma, un nivel alto de hidrógenos libres dará lugar a un medio ácido. Por el contrario, un nivel bajo de hidrógeno dará lugar a un medio básico. 

Los niveles de pH van desde 0 a 14, siendo 7 el pH neutro. En nuestra piscina debemos mantener unos niveles de pH entre 7.2 y 7.6, los cuales son los ideales para el confort del bañista. Esto se debe a que la piel y los ojos de un humano tienen un pH aproximadamente igual a estos valores. Lo que garantiza que el agua no será agresiva para la piel. Si el pH está por debajo de estos valores tendrá consecuencias negativas:

  • El agua se acidificará.
  • Los bañistas experimentarán irritación de los ojos y la piel.
  • Riesgo de corrosión de los elementos mecánicos del sistema de filtrado. La bomba de calefacción sufrirá corrosión, al igual que las turbinas de las bombas de impulsión.
  • Oxidación de metales en de las paredes de la piscina.
  • Si es una piscina plástica o de vinilo pueden aparecer arrugas en el mismo.

Por otro lado, si el pH es demasiado alto, corremos el riesgo de que:

  • La eficiencia desinfectante del cloro se reducirá.
  • Aparecerán manchas de cal en las paredes de la piscina y se decolorarán las paredes.
  • El agua se pondrá turbia.
  • El filtro se verá sobrecargado de trabajo y puede tupirse.
  • Pueden producirse irritaciones en la piel y en los ojos.

¿Cómo medir los niveles de pH?

Ahora que sabemos que el pH es una magnitud que es muy importante controlas si queremos llevar un correcto cuidado de nuestra piscina. Es el momento de hablar de como medirlo. Debido a la importancia que tienes, es recomendable realizar de forma habitual un análisis del agua. Para ello contamos con diferentes opciones:

Ph liquid tester

  • Tiras reactivas para el control del pH: Esta es una de las formas más sencillas para analizar el pH de nuestra piscina. Son unas láminas de papel reactivo que, en contacto con el agua, cambian de color en función del pH del agua. De esta forma, gracias a una tabla de colores, podremos asociar el color de la tira con un pH numérico.
  • Tester de pH líquido: Es una alternativa popular a las tiras reactivas. El funcionamiento es muy parecido, en este caso se coloca un poco de agua en el medidor y a continuación se le mezcla un líquido reactivo. Esto producirá un cambio en el color del agua, que permitirá medir el pH comparando con una escala de colores. Una ventaja de estos sistemas es que suelen venir con varios reactivos que permiten medir más magnitudes (como los niveles de cloro).
  • Medidores de pH digitales: Es la opción mas cómoda y precisa. Es un sistema digital que en contacto con el agua da el valor de pH de la piscina en una pantalla digital.

¿Cómo ajustar los niveles de pH?

Para ajustar los niveles de pH de una piscina, lo primero que tenemos que tener claro es el volumen de agua que tenemos. Este volumen puede calcularse fácilmente en piscinas rectangulares. Multiplicando el ancho por el largo y por la profundidad en metros, obtendremos el volumen en metros cúbicos. Una vez tengamos este valor en metros cúbicos deberemos multiplicarlo por 1000 para obtener el volumen en litros. Una vez conozcamos los litros, controlar el pH es simple

ph minor ctx

  • Si el pH nos da por debajo de 7.2-7.6: Deberemos aumentarlo, para ello emplearemos un químico denominado pH plus o incrementador de pH. Disolveremos una cantidad especificada por el fabricante de producto en función de los litros de agua de la piscina. Repetiremos la medida al día siguiente, para ver si el pH a subido lo suficiente. En caso contrario repetiremos el proceso.
  • Si el pH nos da por encima de 7.2-7.6: Deberemos disminuirlo, para ello emplearemos un químico denominado pH minor o reductor de pH. Disolveremos una cantidad especificada por el fabricante de producto en función de los litros de agua de la piscina. Repetiremos la medida al día siguiente, para ver si el pH a disminuido lo suficiente. En caso contrario repetiremos el proceso.

Es importante realizar análisis de pH periódicamente, especialmente cuando realizamos algún “choque” de desinfección o cuando añadimos cualquier otro químico a el agua. Ya que esto puede desequilibrar el pH

Antialgas

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que los antialgas o alguicidas son químicos que previenen la aparición de algas. No son la mejor opción cuando ya tenemos una importante población de algas. Las piscinas que más se ven afectadas por estos seres vivos son aquellas que reciben la luz del sol y las piscinas climatizadas. Ya que el calor y los rayos solares favorecen notablemente la aparición de algas.

Los principales indicadores de que las algas están empezando a propagarse en nuestra piscina son las siguientes:

  • Suelo resbaladizo o con un tacto jabonoso.
  • Perdida de la transparencia del agua, y coloración verdosa.
  • Comienzan a aparecer zonas verdosas en paredes o el suelo de la piscina.
  • Dificultades para mantener los niveles adecuados de cloro.

Las algas en sí mismas no presentan ningún peligro para los humanos, sin embargo favorecen la aparición de bacterias y otros patógenos en el agua. Es por esto que es importante eliminar estos microorganismos lo antes posible. Las posibles causas de la aparición de agua son las siguientes:

  • Bajos niveles de cloro en el agua. Producidos, por ejemplo, por una lluvia fuerte.
  • Niveles demasiado altos de pH. Los cuales reducen notablemente la efectividad del cloro.
  • Limpieza deficiente de las paredes y el suelo de la piscina. Si la suciedad se ha acumulado en el fondo de nuestra piscina, las algas tendrán un medio favorable para su crecimiento.
  • Mal funcionamiento en el sistema de filtrado.

Por tanto, lo único que debemos hacer para evitar la aparición de algas en nuestra piscina es mantener los parámetros de cloro y pH adecuados. La utilización de alguicidas, conlleva una garantía extra contra la aparición de estos microorganismos. Las cantidades necesarias de producto así como la frecuencia de empleo, dependerán del volumen de agua de nuestra piscina y vendrán indicados por el fabricante.

¿Como eliminar las algas de nuestra piscina?

Una vez las algas se han reproducido en el agua de nuestra piscina debemos realizar los siguientes pasos para garantizar la eliminación de las mismas. De forma que el agua vuelva a ser salubre para el baño:

Antialgas psicina ctx

  • Verificaremos que el sistema de filtrado funciona correctamente. Comprobando que el filtro esté limpio.
  • Comprobaremos los niveles de cloro en el agua. Podemos realizar un “choque” para ayudar a su eliminación.
  • Analizaremos y regularemos los niveles de pH de nuestra piscina.
  • Añadiremos antialgas siguiendo las indicaciones del fabricante.
  • Al día siguiente de realizar todos estos cambios deberemos barrer las superficies de las paredes y fondo de la piscina. Esto se hace para ayudar a desprender las algas de las mismas.
  • Cuando el filtro haya acabado de filtrar todas las algas desprendidas. Realizaremos una limpieza del mismo.
  • Si el problema persiste podemos realizar un segundo proceso alguicida.
  • Al final del proceso deberemos comprobar de nuevo los niveles de pH del agua

 

Floculantes

Los floculantes son químicos que ayudan a mantener el agua cristalina. Facilitan la eliminación de las partículas que aumentan la turbidez del agua. Uno de los factores que ensucian el agua de la piscina son las partículas de polvo y otras sustancias que se encuentran en suspensión. Esta suciedad suele llegar al agua por factores externos como el viento, o es introducida en el agua por los bañistas, que portan cremas solares y otros agentes externos.

Floculante piscina ctxEn definitiva, todas estas partículas microscopias enturbian el agua. En ocasiones son tan pequeñas que no son filtradas por el sistema de limpieza de nuestra piscina. Los floculantes actúan aglutinando todas estas micropartículas de forma que aumentan de tamaño. Lo que produce que se depositen en el fondo y que puedan ser eliminadas por el limpiafondos, o que tengan el tamaño necesario para que sean filtradas.

Este proceso se denomina floculación del agua. Estos químicos actúan formando flóculos que posteriormente son eliminados. Normalmente, estos productos se emplean en forma de tabletas que son introducidos en los skimmers. Suelen cambiarse periódicamente, usualmente una vez a la semana. Aunque siempre dependerá del fabricante.

 

Foncal Community Manager

Physicist
PhD Position IMdEA Nanonciencia

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete para recibir noticias sobre ofertas personalizadas, próximas formaciones gratuitas, y mucho más

Aceptación de la política de privacidad

You have Successfully Subscribed!