¿Qué es la aerotermia?¿Cómo funciona?

Una energía renovable

¿Has escuchado alguna vez el término aerotermia? ¿Te la han recomendado? ¿No tienes muy claro en qué consiste, o sus ventajas e inconvenientes? Para sacarte de dudas te contamos al detalle qué es la aerotermia, cómo funciona y los elementos clave que intervienen en la que muchos consideran que es la energía del futuro. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la aerotermia.

Desde hace ya un tiempo la aerotermia está ganando terreno en el mundo de la climatización, y es que, sin duda, estamos hablando de uno de los sistemas de producción de energía más eficaces y limpios que existen en la actualidadLa aerotermia se utiliza tanto en climatización (calefacción y refrigeración) como para producir agua caliente en sanitarios, públicos y domésticos. 

La ONG Greenpeace la calificó en 2011 como el mejor sistema de calefacción en relación a eficiencia energética. Y es que la aerotermia emplea fuentes de energía renovables con tan solo un 30% de electricidad, como máximo.

Esto no solo supone un ahorro económico y energético en los hogares y en los establecimientos que acuden a esta fuente energética, sino también un desahogo para el planeta. Y estos son, en realidad, los motivos por los que cada año más familias y empresas que desean reducir su huella ambiental (zero weight), se pasan a la aerotermia como forma de aclimatar sus espacios. 

Ahora que conocemos algunas de sus ventajas, nuestra cabeza se llena de dudas: 

¿Qué es exactamente y cómo funciona la aerotermia? ¿Puedo instalarla en mi domicilio? ¿Y en mi empresa? ¿Es realmente la aerotermia un método de aclimatación tan límpio? ¿Qué es la “bomba de calor”? 

¡Vamos allá!

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia, también conocida como energía aerotérmica, es, como su propio nombre indica, toda aquella energía almacenada en el ambiente en forma de calor. Y, además, podemos decir que es una energía renovable ya que procede de fuentes no fósiles. 

Mediante el uso de tecnología se captura la energía almacenada en el aire para convertirla en calor. Después, este calor se utiliza en sistemas de climatización, tanto en calefacción para hogares u oficinas como para calentar agua corriente. 

En los últimos años ha aumentado el uso de viviendas que hacen uso de ella, sumándose a esta nueva energía renovable la industria y las instalaciones de alta capacidad. 

¿Qué es una bomba de calor? ¿Cómo funciona este componente? 

La bomba de calor es uno de los componentes clave en la aerotermia, y su generador principal.

La Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC) define a la bomba de calor como “una herramienta térmica que emplea un gas de refrigeración en ciclos termodinámicos cerrados, transfiriendo el calor natural del ambiente a edificios e instalaciones. De esta manera conseguimos la transformación de temperaturas bajas a temperaturas más altas.”

Para transferir el calor del ambiente o entorno, la bomba de calor hace uso de todos los elementos que encuentre a su disposición: agua, tierra y aire. 

¿Y una bomba de calor reversible? 

Hacen justo lo contrario que las bombas de calor tradicionales. Las bombas de calor reversibles transportan el calor de un edificio a un ambiente natural. Mientras que con la bomba convencional calentamos una estancia, con su versión reversible lo que hacemos es enfriar un edificio o habitación, ya que expulsamos el calor hacia el exterior. La implementación de ambos sistemas es lo que convierte a la aerotermia en un sistema óptimo de refrigeración y calefacción. Tanto en épocas o regiones frías como en las más cálidas.

Tipos de bombas de calor

Hay cinco tipos de bombas de calor de las que se vale la aerotermia.

Aire-aire

Es el más común, ya que se utiliza en los sistemas de aire acondicionado que usamos habitualmente. Transfiere el calor del aire exterior al local, edificio o estancia que necesita calentar. La energía en este caso no cambia de elemento, ni de estado.

Aire-agua

El calor extraído del aire pasa a un circuito de agua, que, por lo general se reparte entre el suelo, los techos y los radiadores. A su vez, las bombas de calor aire-agua pueden ser:

  • Bombas de calor bibloc: formadas por dos unidades: la exterior denominada compresor y la interna o hidrokit, ambas conectadas entre sí.
  • Bombas de calor monobloc: Compuestas por una bomba de calor en la parte superior y un depósito de agua en la inferior. 

Agua-agua. 

Este modelo intercambia el calor del exterior y el interior gracias un circuito de agua. Cuando las empleamos para subir la temperatura, las bombas de calor agua-agua retienen el calor de un elemento natural exterior (ríos, lagos, agua almacenada en el subsuelo…) y lo emplean para producir agua caliente mediante un ventiloconvector. De esta forma se transfiere el calor mediante el agua a radiadores, suelos radiantes y otros sistemas modernos de aclimatación.

Agua-aire. 

El calor proviene de sistemas de agua naturales como ríos, lagos, acuíferos… Posteriormente ese calor eleva la temperatura del aire que se transfiere a interiores mediante sistemas de calefacción. Cuando buscamos refrigerar una estancia dicho calor pasa al circuito exterior del agua, produciendo el aire frío. 

Bomba de calor geotérmica 

La característica fundamental de la bomba de calor geotérmica es que absorbe la energía térmica del terreno (suelo natural) transportandola seguidamente a su circuito frigorífico. Con ella aclimatarnos cualquier estancia mediante la energía obtenida de un suelo orgánico. 

¿Qué componentes encontramos en una bomba de calor?

Aunque las bombas de calor para aerotermia pueden parecer complejas máquinas de ingeniería, son relativamente fáciles de comprender una vez que conocemos sus 4 componentes principales: 

  • Compresor: Es el encargado de que el proceso se desarrolle y uno de los pocos componentes que necesita electricidad para funcionar.
  • Condensador: En su interior se produce el cambio de vapor a líquido, traspasando el calor. Podríamos decir que es el “intercambiador de calor”
  • Válvula de expansión: Permite regular la entrada del refrigerante líquido al evaporador.  Evaporador: En él se produce el cambio de fase del refrigerante: de líquido a vapor, de esta manera absorbe calor. 

¿Qué nos dice la ley vigente sobre la aerotermia? 

Tanto la normativa europea como la española califican la aerotermia como una energía renovable con alto nivel de eficienciaPor su parte, el Código Técnico de Edificación Reglamento de Instalaciones Técnicas de los Edificios (RITE) y el Documento de Prestaciones Medias Estacionales señalan a la energía aerotérmica y a sus generadores como opciones eficientes y limpias. Además, el Parlamento Europeo, que regula el cálculo de la energía renovable procedente bombas de calor, promueve las energías renovables como la aerotérmica, que se establecen en un 20% de la energía total dentro de los “Proyectos Horizonte 2020”.

¿Qué ventajas tiene la aerotermia?

En primer lugar, y lo más importante, el evidente ahorro energético y económico: El 75% de consumo de la aerotermia procede del aire, una energía renovable. Por regla general, solo el 25% del consumo de las bombas de calor por aerotermia es electricidad. 

Además, la energía aerotérmica produce más energía de la que consume: El rendimiento de la aerotermia es del 100% y puede regularse hasta el 8%, adaptándose a las necesidades e instalaciones de casi cualquier edificio. Es decir, permite generar solamente la potencia necesaria en cada momento, por lo que no se desaprovecha energía y, en consecuencia, no existe un gasto permanente residual.

La aerotermia es una energía limpia: Los sistemas que funcionan mediante una bomba de calor aire-agua no requieren chimenea, quemador ni cámara de combustión y, más importante todavía: es una energía que no genera residuos. En determinadas ocasiones, combinando su instalación con la de paneles solares térmicos, es posible conseguir un abastecimiento continuo de agua caliente durante todo el año.

Por último, y como dato también positivo, las instalaciones que utilizan este tipo de energía más simples. Por ejemplo, con un solo generador conseguimos tres funciones clave: agua caliente, refrigeración y calefacción. Por tanto, necesitamos menos número de equipos consiguiendo de esta manera una instalación más fácil, rápida y menos aparatosa

Por tanto, las ventajas de la aerotermia se pueden resumir en: 

Comodidad, fiabilidad y confianza respaldadas no solamente por sus fabricantes sino también institucionalmente, funcionalidad, sostenibilidad, versatilidad, ahorro económico y energético y, por supuesto, eficiencia energética.

 En conclusión, la energía aerotérmica y las bombas de calor parecen posicionarse como estandartes de la energía limpia, fiable, eficiente y de calidad a la que tarde o temprano deberemos adaptarnos.

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete para recibir noticias sobre ofertas personalizadas, próximas formaciones gratuitas, y mucho más

Aceptación de la política de privacidad

You have Successfully Subscribed!