Consejos para la instalación de placas solares en Canarias

ENERGÍA SOLAR EN CANARIAS

Canarias es un reconocido destino turístico a nivel mundial, no solo por nuestras playas, parques naturales, paisajes o por contar con cuatro patrimonios mundiales. La principal razón que hace que nuestras islas sean elegidas cada año, por más de quince millones de turistas provenientes de todo el mundo, es nuestro clima.

Y es el clima el que hace a las Canarias un sitio ideal para el desarrollo de las energías renovables. La fama de ser las islas “Afortunadas” es bien merecida, ya que contamos con una media de temperatura anual de 17.4 °C de mínima y 24.2 °C de máxima. Y lo que nos es más interesante en este caso, Canarias es la región europea con más horas de sol, superando las 4800 horas de luz al año en determinadas regiones, lo que es posible gracias a que en verano prácticamente no llueve y en invierno llueve una media de tan solo 3 días al mes. Si unimos esto al hecho de que las estimaciones apuntan a que al rededor del 80% de la energía consumida en un hogar promedio se destina al calentamiento de agua, parece que instalar un panel solar en nuestras islas puede ser una buena idea.

El hecho de ser la región europea con más horas de luz también tiene sus inconvenientes para la energía solar térmica. Aunque en invierno nuestra producción energética sea mayor que en otras regiones, en verano puede ser demasiada para nuestra instalación. Es por esto que hay que elegir correctamente las características de nuestro equipo teniendo en cuenta nuestra situación.

 

Dimensiones de nuestra instalación solar

 

Lo primero que tenemos que elegir a la hora de decidirnos por una instalación solar, son las dimensiones de la misma. Para ello, tendremos que hacer un cálculo muy sencillo. Para una vivienda estándar unifamiliar, deberemos calcular 30 litros por persona considerando una temperatura de acumulación de 60 °C  (estándar). Por lo tanto, para una familia de cuatro personas, necesitaríamos un termosifón de al menos 120 litros. Por lo que finalmente deberíamos decantarnos por un acumulador de 150 litros, ya que esta es la medida estándar más próxima a los 120 litros requeridos.

Una vez tengamos claras las dimensiones de nuestro acumulador, tendremos que elegir el número de paneles solares necesarios. Esta es una tarea complicada, ya que el número de placas necesarias dependerá de las condiciones climáticas habituales en la zona en la que instalaremos nuestros captadores, así como del tipo de panel elegido. La recomendación habitual es instalar un captador solar para un acumulador de 150L, siendo necesario irse a instalaciones con dos paneles para acumuladores con capacidades superiores.

No obstante como ya he mencionado antes, el número de paneles está fuertemente relacionado con la radiación solar de la zona, por lo que puede darse el caso de instalaciones con acumulaciones de 150 litros que requieren dos paneles solares para poder garantizar el suministro de agua caliente. Por lo tanto es muy importante tener en cuenta el factor clima para dimensionar correctamente nuestra instalación.

 

Inclinación y orientación de nuestro CAPTADOR solar

 

Lo segundo que tenemos que tener en cuenta es la orientación e inclinación que debemos darle a nuestro captador solar. La recomendación usual es que en el hemisferio norte orientemos nuestro panel solar hacia el sur, ya que esto nos dará la mayor eficiencia posible a lo largo del día. No obstante quizás haya orientaciones diferentes que se adapten mejor a nuestras necesidades particulares, discutiremos esto mas adelante en un post del blog dedicado en exclusiva a alternativas de orientación e inclinación de los captadores solares.

Respecto a la inclinación de la placa solar, aunque la forma más estética sea darle la misma inclinación que nuestro tejado, de forma que no necesitemos una estructura y el captador abulte menos, esta disposición reducirá notablemente la eficiencia de nuestro panel solar. La recomendación usual es disponer el captador solar con una inclinación de nuestra latitud geográfica ±10°, sumando diez grados para una eficiencia máxima en invierno y restándolos para una eficiencia máxima en verano.  Por tanto, teniendo en cuenta que las Islas Canarias se encuentran a una latitud de ~28° Norte, nuestro panel solar debería tener una inclinación de unos 20 grados en verano y de unos 40 grados en invierno para asegurar una eficiencia óptima.

Sin embargo, lo mejor es dejar los captadores a una inclinación fija. Para evitar tener que estar ajustando los paneles dos veces al año, la recomendación por tanto es, dejar los paneles a una inclinación igual a la latitud en Canarias, 30° de inclinación. De esta forma aseguramos la mejor eficiencia media a lo largo del año. Sin embargo si con esta disposición el abastecimiento no es suficiente en invierno, y teniendo en cuenta que en Canarias nos sobra luz en verano, podemos intentar disponer las placas solares con una inclinación entre los 40° y los 45° para obtener una eficiencia óptima en invierno y así asegurar el abastecimiento.

Foncal Community Manager

Physicist
PhD Position IMdEA Nanonciencia

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Subscríbete para recibir noticias sobre ofertas personalizadas, próximas formaciones gratuitas, y mucho más

Aceptación de la política de privacidad

You have Successfully Subscribed!